¿Leemos un cuento?


¿Leemos un cuento?

"Quiero cuentos, historietas y novelas Pero no las que andan a botón. Yo las quiero de la mano de una abuela que me las lea en camisón."

M. E. Walsh, "Marcha de Osías"

Gran parte de los libros que se ofrecen en el mercado para los bebés y niños pequeños han tomado una orientación "educativa". Nos referimos a que el cuento tiene un claro objetivo: enseñar algo. Ahora bien, ¿es necesario que los libros siempre tengan que dejar alguna enseñanza?

En los últimos tiempos, una gran parte de los libros que se ofrecen en el mercado para los bebés y niños pequeños han tomado una orientación "educativa", al igual que los dibujitos animados y los juguetes. Si buscamos información en internet o miramos las góndolas de una librería podremos observar que suelen estar agrupados por temas: formas y colores, letras y números, medios de transportes.

También según las edades del lector: para los bebés con imágenes simples y planas, enumerando una serie de objetos coloridos, pero sin conexión entre sí. Suelen ser libros que no tienen un personaje principal ni cuentan una historia, careciendo muchos de ellos de escritura. Textos que en vez del disfrute por el juego de palabras y la creación, son inventados para acompañar el momento que el niño se encuentra atravesando: entonces el tema tendrá ¿Leemos un cuento? La infancia y los primeros acercamientos a la lectura "Quiero cuentos, historietas y novelas Pero no las que andan a botón. Yo las quiero de la mano de una abuela que me las lea en camisón." M. E. Walsh, "Marcha de Osías" 7 que ver con dejar el chupete, aprender a hacer pis, prestar los juguetes a un amigo o ir al jardín.

Para los que están aprendiendo a leer y escribir: textos cortos, sencillos y con letra imprenta mayúscula. Sin olvidar la invasión de dinosaurios, princesas y super héroes. No descontemos que los niños, incentivados por los medios de comunicación, son grandes consumidores y como tales, sus pedidos o elecciones muchas veces se dirigirán a los personajes de moda. Será responsabilidad de los adultos responder a esa demanda o abrir el juego a la fantasía introduciendo algo nuevo.

Es que esto no siempre fue así, si nos remontamos a la infancia de padres, abuelos, o la nuestra también, era común que los adultos de la familia narrasen a los más pequeños vivencias o historias inventadas, transmitidas entre generaciones, o leyesen los cuentos clásicos (Caperucita Roja, Los tres cerditos y el lobo), sin preguntarse ni preguntar al "especialista" (vendedor, psicopedagogo, pediatra) si era lo "adecuado" o no para su niño.

¿Cómo puede ser que en tiempos de mayor información y conocimiento acerca de "lo mejor" para los más pequeños, ellos parecieran mostrarse cada vez menos interesados por los textos y su lectura?

Libros para "aprender" o… el placer por leer Repensando la lectura en los más pequeños

En primera instancia es importante señalar que no es necesario que los niños aprendan a leer y escribir para ser buenos "lectores". Desde bebés ellos comienzan a decodificar el mundo, la voz materna, el rostro, sus expresiones, de igual manera lo harán con todos los objetos que el adulto les presente, incluidos los cuentos.

Esos símbolos, todavía misteriosos para los pequeños, comenzarán a develarse a través de un intérprete: padres, abuelos, docente, quienes acompañarán la construcción de un sentido. Escuchar el relato de la voz familiar, mirar los dibujos y compartir una historia, sumergen a los niños en un mundo mágico, dando apertura a un espacio compartido y de conexión con quien lee.

Estos aprendizajes no son "naturales", tienen que ver con la experiencia que cada uno transita acompañado por los otros. Es por eso que se torna fundamental el papel del mediador en los primeros acercamientos a los libros, ya que va a ser el adulto el que habilite este espacio.

Entendemos que el encuentro temprano de los bebés y niños con libros de cuentos y diferentes portadores de textos (libros, revistas, computadora, etc.), facilitarán el despliegue de sus posibilidades de imaginar, pensar, jugar y crear.

Por esto pensamos que una de las cuestiones centrales en la lectura es encontrarse con el placer que produce dicha actividad. Escuchar la voz que lee, reír con los juegos de palabras, quedar atrapado en la historia, descubrir nuevos sentidos, identificarse con los personajes, sorprenderse con lo que se "ve", es comenzar a sumergirse en un mundo de juego y fantasía que se construye en el mismo momento en el que empieza a disfrutarse


Algunas sugerencias

  • Regalar libros
  • Leer / leerles
  • Contarles historias familiares o inventadas
  • Llevarlos a escuchar narraciones de cuentos
  • Incluir la visita a la biblioteca como un paseo

Es importante también qué leemos


Algunos autores y colecciones imperdibles:

Algunos autores y colecciones imperdibles: María Elena Walsh, Graciela Montes, Laura Devetach, Ricardo Mariño, Pablo Bernasconi, Oliver Jeffers, Anthony Browne, Silvia Schujer, Keiko Kasza. Colección Los Caminadores de Editorial Sudamericana, Colección La Marca Terrible, entre otras.



  Autor/es: Lic. Pilar Cardinal y Lic. Melisa Pérez

  Filiación: Hospital Dr. Noel H. Sbarra

  Palabras claves: lectura infantil, lectura, cuentos, libros, textos